POÉTICAS DEL ENCIERRO.

Los artistas mexicanos Spaik, Said Dokins y Cix entran a una prisión y la transforman en un laboratorio de creación participativa
Said Dokins @saidokins, “Memoria Canera”. CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán




Personas Privadas de la Libertad y artistas colaboran para crear las intervenciones murales penitenciarias más grandes del país en el CERESO, Primer Penal de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto.

En Morelia, Michoacán, al norte de México hay un lugar fuera del alcance de la mirada y del transcurrir del tiempo cotidiano. Se trata de una prisión de alta seguridad, esa institución erigida por el Estado como espacio de excepción, en donde las lógicas sociales se interrumpen, se exacerban, se transforman; espacio punitivo que cumple la doble función de aislar y castigar a quienes están adentro y amenazar a quienes están afuera. Los artistas mexicanos Spaik, Said Dokins y Cix nos llevan a recorrer este lugar de manera diferente, a través de sus intervenciones.

 CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán

Nos encontramos en el CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán. A nuestro alrededor, el paisaje se compone por muros sólidos e inextricables, kilómetros de hostiles rejas y alambrados, uniformes grises y deslavados que parecen constreñir a quienes los usan. Este es el lugar en el que los tres reconocidos artistas urbanos irrumpieron para trastocar el espacio y las dinámicas de sus habitantes, suspendiendo el devenir de la rutina disciplinaria.

 CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán
Sus trazos, colores, palabras, la participación, las evocaciones y la imaginación se convirtieron en elementos clave en las relaciones de colaboración que establecieron los artistas con las personas privadas de su libertad (PPL) para la realización de tres murales de inmensas proporciones: “Puedes Volver a Volar” de Spaik, “Estado Mental” de Cix, y “Memoria Canera” de Said Dokins, los murales penitenciarios de mayores dimensiones en México, una intervención sin precedentes en la historia de nuestro país. 
José María Zapién en rueda de prensa
José María Zapién, una de las personas privadas de la libertad (PPL) que participó en el proceso, aseguró: ‘es la segunda ocasión que participo en un mural, la primera vez fue en un concurso que convocó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el trabajo terminó publicándose en un libro’. Comentó que esta experiencia ayudó a sensibilizar a sus compañeros y, aunque en un inicio fueron 29 participantes, en el proceso cada vez eran más los que se querían sumar. 

Calligraphy Mural in Prison Said Dokins
Said Dokins @saidokins, “Memoria Canera”. CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán
Para el desarrollo de “Memoria Canera”, Said Dokins comenzó por establecer diálogo con las PPL con quienes colaboró, recopilando frases, experiencias, palabras usadas cotidianamente dentro del penal, pero también poemas, escritos largos, cuentos, sentimientos… Este entramado de palabras, fragmentos de vida, recuerdos y emociones compartidas, constituyó el fondo sobre el cual trazó diversas figuras geométricas y simbolos gráficos de flechas que representan los momentos favorables y adversos que juegan con la existencia humana. Una concatenación imprevista de experiencias que solamente cobran sentido dentro de ese contexto de vigilancia y control. En ella, el humor y la ironía, los anhelos de libertad y de justicia, se mezclan con los tragos amargos de la vida en el encierro. En palabras del artista:
‘Memoria Canera’, es una reflexión sobre la identidad, la memoria y la vida que se vive en la cárcel. La cultura subterránea que se genera desde el lenguaje, que va desde la jerga que se usa en el lugar, los apodos de los personajes, hasta las reflexiones más profundas de encierro y de libertad.

Cix, “Estado Mental”. CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán
Por su parte, el artista Cix con la pieza ‘Estado Mental’ se refiere al aspecto psicológico de la privación de libertad, donde por medio de un lenguaje simbólico evoca sentimientos, emociones y percepciónes sobre la vida, la condena, el tiempo y la muerte; su trabajo muestra una escena donde dos personajes se encuentran en una situación onírica, algunos de los símbolos, explia el artista: ‘representan la desesperación por estar encerrado, el pensamiento constante de muerte, la incertidumbre, pero también la capacidad de cambio, de transformación y el parecido que tenemos con nuestro animal espiritual, trascender es necesario para superar, para renacer’.


Spaik, “Puedes Volver a Volar”. CE.RE.SO. de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto de Morelia, Michoacán

En el mural titulado 'Puedes volver a volar' Spike, a través de formas y colores que remiten al imaginario latinoamericano, reflexiona sobre las posibilidades de integración a la sociedad de las personas que han sido condenadas por infringir la ley penal. El águila, símbolo de identidad nacional, es transformada en una fiesta de color.

Los trabajos colaborativos de estos artistas nos llevan a reflexionar sobre el derecho a la cultura y el potencial de transformación social de las prácticas artísticas; al tiempo que señalan la importancia de la implementación de políticas culturales en contextos de encierro. Por esta razón, Homebox, equipo que ha colaborado para llevar a cabo este proyecto prepara un documental enfocado a la sistematización de esta experiencia.

Said Dokins y compañía